Carillas de Composite: antes y después

¡Comparte este Artículo!

Carillas de Composite

Hoy en día, las personas han mostrado un mayor interés por mantener una salud dental adecuada, ya que se considera como el punto de inicio para lograr un bienestar general. Esto ha venido impulsado por los avances científicos que ofrecen soluciones sencillas a problemas que generaban un gran quebradero de cabeza. Un buen ejemplo de esto son las carillas de Composite, un método efectivo para obtener una sonrisa perfecta.

Se trata de un material conformado por una resina acrílica que está mezclada con partículas de cerámicas. Una vez que estas entran en contacto con rayos de luz, logra solidificarse hasta el punto de tener una dureza similar a la del diente humano. De esta manera, no hace falta tallar o reducir las piezas dentales, ni siquiera utilizar anestesia.

Otra buena noticia es que el paciente no deberá asistir a varias consultas para ver el efecto de este tratamiento. Es decir, basta con una sola sesión para que el individuo observe un cambio definitivo en la dentadura, que durará de unos 7 o 15 años, dependiendo de los cuidados que asuma (consumo de café o té, tabaco, ingesta de bebidas alcohólicas, higiene bucal, etc.).

Adicionalmente, es un método que se puede aplicar a cualquier edad, por lo que representa la esperanza de recuperar la estética dental en adultos mayores. Por supuesto, requiere de un mantenimiento anual, con el fin de que no pierda la apariencia por ninguna circunstancia y perdure la perfección.

Ventajas de las carillas de Composite

Esta tecnología ha evolucionado con el paso del tiempo, con la idea de garantizar un mejor desempeño. En este sentido, las carillas de Composite poseen el siguiente comportamiento:

  • Es posible adaptarlas a las características del resto de los dientes (posición, forma y color).
  • Es resistente al desgaste habitual.
  • Ante una luz ultravioleta, (por ejemplo en las discotecas) tendrán la misma apariencia que los naturales.
  • Los materiales utilizados son biocompatibles, por ende, no generan una reacción adversa.
  • No daña a los tejidos circundantes.
  • Gracias al poder de adherencia y resistencia, es un procedimiento duradero.
  • Fácil de manipular.
  • No es agresivo, ni causa efectos secundarios.

Comparado con otras opciones, presenta un precio asequible.

¿Por qué son mejores que las carillas de porcelana?

El Composite permite modificaciones en el momento en que se desee o se necesite; de hecho, en caso de requerir otro tipo de trabajo, no genera ningún inconveniente. Además de esto, no implica una manipulación en las piezas originales y, por ello, es más rápido e incluso es una acción indolora. Mientras que la porcelana obliga al dentista a llevar a cabo otros pasos que causan molestias.

Es importante que estas labores sean realizadas por un verdadero especialista, porque de esto depende el éxito de la colocación. En la Clínica de Estética Dental Dra. Silvia Barragán son expertos en carillas de Composite y la primera consulta es gratuita, así que pide tu cita ya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *